Camino de Santiago

Camino de Santiago en 7 días – Nuestra ruta por el Camino Francés

24 septiembre, 2017
camino-de-santiago-en-7-dias-camino-frances

Resulta difícil volver a la realidad después de la experiencia vivida en el Camino de Santiago. Esto era algo que había escuchado miles de veces pero que no entendí hasta que yo misma decidí vivirlo y realizar una ruta de 7 días por el Camino de Santiago. Si tenéis una semana disponible y estáis pensando en convertiros en peregrinos o peregrinas y vivir esta aventura, aquí os explicamos cómo organizar vuestro particular Camino de Santiago en 7 días por el Camino Francés.

Como sabréis, el Camino de Santiago se divide en etapas pensadas para recorrer una media de 20 – 25km al día. Evidentemente, no es necesario seguir estas etapas recomendadas al pie de la letra aunque sí sirven de guía y son la gran mayoría las personas que las toman de referencia a la hora de programar su recorrido.

Si es vuestra primera vez en el Camino de Santiago o no sois auténticos atletas creemos que nuestra propuesta de ruta puede ser perfecta para una primera toma de contacto. Lo cierto es que mucha gente decide empezar el recorrido desde Sarria, ya que es el mínimo recorrido si se quiere obtener la Compostela, pero si disponéis de más días y ganas de conocer más aldeas y parajes preciosos recomendamos empezar la ruta algo antes. Como veréis, nuestra ruta está ideada para completarse en siente días, aunque nosotras decidimos hacerla en 6 días para disfrutar un día más de Santiago. El recorrido es perfectamente adaptable a vuestras preferencias pudiendo alargar o acortar cada etapa según las necesidades que tengáis. Así que, ahí va nuestra propuesta de ruta de 7 días por el Camino de Santiago Francés!

Camino de Santiago en 7 días – Cómo organizarse el día

Antes de empezar con el recorrido propuesto para 7 días por el Camino de Santiago Francés puede que os sirva de ayuda saber cómo organizábamos nuestro día. Nos levantábamos sobre las 6.30 de la mañana para  desayunar, prepararnos y empezar a caminar hacia las 7.15h. Una vez empezábamos a andar no parábamos a hacer un largo descanso hasta aproximadamente la mitad del recorrido donde aprovechábamos para pedir un café en un bar y comernos el bocadillo que habitualmente llevábamos en la mochila. Después del desayuno a media mañana continuábamos nuestra ruta hasta llegar al destino hacia las 13 o 14h para instalarnos y ducharnos en el albergue, comer y ya descansar toda la tarde.

Los últimos días, en los que hicimos un recorrido más largo para acortar una etapa, parábamos a comer y continuábamos andando los últimos kilómetros por la tarde. Después de esas jornadas notábamos el cansancio al no haber tenido la tarde anterior de relax como en las primeras etapas.

Llegar cada día a la hora de comer a la meta y tener toda la tarde para descansar, pasear por el pueblo y relacionarse con otros peregrinos y peregrinas creemos que una opción genial aunque haya que madrugar algo más. La verdad es que los días que caminamos por la tarde nos dimos cuenta de que era el momento en que el sol estaba más fuerte y el trayecto se hacía bastante pesado.

Camino de Santiago en 7 días – Nuestra ruta

A continuación os explicamos cómo organizamos nuestro viaje de 10 días fácilmente adaptables a una ruta de 7 días por el Camino de Santiago francés. Caminamos 6 días pero completamos 7 etapas en ese tiempo para poder llegar a Santiago un día antes y disfrutar después de 3 días por la ciudad.

Día 0 de ruta – Barcelona -> A Coruña -> Pedrafita -> O Cebreiro

El primer día lo dedicamos a llegar a la aldea desde la que empezaba nuestra ruta de 7 días por el Camino de Santiago. Volamos de Barcelona a A Coruña y desde allí nos dirigimos a la estación de autobuses con el aerobús (1,5€) para coger el que nos llevaría hasta Pedrafita do Cebreiro. El billete, que reservamos unas semanas antes con la compañía ALSA, nos costó unos 13€ por persona para un trayecto de algo más de 2 horas. Al llegar a Pedrafita las únicas opciones que hay para subir los 5km que la separan de O Cebreiro es coger un taxi o andar. Nosotras decidimos empezar el viaje con un pequeño entrenamiento y subir por la carretera andando.

Para esa primera noche teníamos reservada una habitación doble en el Hotel O Cebreiro. Ese fue, con mucha diferencia, el alojamiento por el que más pagamos en todo el camino; pero no podíamos arriesgarnos a llegar hacia las 7 de la tarde a una aldea tan pequeña, como es O Cebreiro, con escasos alojamientos y no tener plaza ni en el albergue municipal ni en ningún otro lugar. El precio por la habitación doble fue de 50€ y sus encantadores dueños nos acogieron muy bien. Ahí cenamos, conocimos a las primeras peregrinas y nos acostamos pronto para madrugar al día siguiente y empezar nuestra primera etapa ya oficial por el Camino de Santiago.

Día 1 de ruta – O Cebreiro -> Triacastela (Etapa 25 del Camino de Santiago Francés)

Esta etapa de cerca de 22km es perfecta para iniciar estos 7 días por el Camino de Santiago. Es una etapa muy llevadera con una única subida fuerte a la llegada al Alto do Poio (km 8,5) y un largo tramo de bajada que se hace algo pesado especialmente a partir de los últimos 3-4km del recorrido.

Ese día paramos en Fonfría, unos 12km después de salir de O Cebreiro e hicimos el segundo desayuno en el Albergue A Reboleira.

Continuamos el camino ya hasta llegar a Triacastela donde reservamos alojamiento en el Albergue Aitzenea (8€ por persona) que se encuentra al final de pueblo, perfectamente situado para empezar la ruta del día siguiente. La pareja que regenta el albergue es muy atenta y mantienen el alojamiento muy limpio y cuidado.

Ese día fuimos a comer a un restaurante muy cercano al albergue llamado Complexo Xacobeo y en el que se ofrecen menús muy completos por 10€. Nosotras pedimos únicamente un plato ya que no estábamos lo suficientemente hambrientas como para comernos todo lo incluido en el menú. Después de una tarde de paseo y descanso cenamos en el albergue lo que habíamos comprado en el supermercado y nos acostamos.

Día 2 de ruta – Triacastela -> Sarria (Etapa 26 del Camino de Santiago Francés)

El segundo de los 7 días de camino para mi fue uno de los peores a nivel físico junto al tercero. Sin entrenamiento previo, las agujetas al levantarme después de recorrer los 22km del día anterior eran más que evidentes. Por ello, la corta etapa de 18,3km que escogimos para llegar a Sarria fue de agradecer. El tramo inicial hasta San Xil es el más duro de la jornada al ser de ascenso durante los primeros 4km, aunque el recorrido no presenta mayor dificultad. He dicho escogimos porque desde Triacastela existen dos recorridos para llegar a Sarria. El corto, elegido por nosotras y por la mayoría de peregrinos y otro algo más largo que pasa por Samos donde se encuentra su célebre monasterio.

Mucha atención cuando os acerquéis al kilómetro 8,5 del recorrido bajando de la población de Fontearcuda ya que hay un desvío que lleva a un camino precioso y evita dar un largo rodeo por carretera. Fijaros bien ya que el pilón con la flecha se encuentra algo escondido en el inicio del camino.

Pasado ese tramo y llegando a Furela (a unos 10,5km de Triacastela) paramos a desayunar en el restaurante Casa do Franco para después continuar el camino hasta Sarria. El albergue que elegimos ese día estaba en el centro histórico de Sarria, por lo que desde el cartel que marca la entrada a la población hasta ahí tuvimos que recorrer todavía un buen tramo. Recorrido de más que ya tendríamos hecho para empezar la etapa al día siguiente. El albergue, llamado Obradoiro, estaba muy bien situado y muy limpio y por él pagamos de nuevo 8€ por persona.

Ese día hacía calor así que decidimos comer algo rápido justo al lado del albergue en el bar La Taxa Magica y después pasar la tarde en la piscina municipal. Por 1,85€ se tiene acceso libre a la piscina hasta la hora del cierre (21h). Es una manera excelente de refrescar las piernas después de la caminata y de relajarse y coger fuerzas para la próxima etapa.

Después de una ducha fuimos a tomar unas cervezas a la plaza al lado del albergue y volvimos para prepararnos unos macarrones con atún y acostarnos temprano como de costumbre.

Día 3 de ruta – Sarria -> Portomarín (Etapa 27 del Camino de Santiago Francés)

La etapa a completar este tercer día era de 22,4km. Para muchos peregrinos y peregrinas ésta es la primera etapa ya que en su trayecto se encuentra el famoso km 100, el mínimo tramo a recorrer para quienes quieran obtener la Compostela. Desde ese día, notamos mucho el aumento de número de personas haciendo el Camino de Santiago. Al ser agosto, el pico se notó mucho más que en cualquier otro mes del año en el que hay menos peregrinación.

Todavía con muchas agujetas y después de comer algo en el albergue emprendimos el camino. Como de costumbre, más a menos a mitad de etapa paramos a comer algo, ese día en el Mesón Casa Cruceiro, en la población de Ferreiros. En general, la etapa no presenta grandes dificultades, por lo que fue un día muy llevadero a pesar del cansancio acumulado en las piernas. El tramo final fue quizás el más pesado con una pronunciada bajada que encontramos llegando al puente que nos adentra ya en Portomarín.

Después de cruzar el puente y subir una escalinata nada despreciable, nos dirigimos hacia el albergue Casa Manuel (10€/persona) realizando una previa parada en el supermercado para comprar algo de comida y bebida. Después de una ducha nos preparamos la comida en la cocina-comedor del albergue y descansamos un rato antes de salir a pasear y recorrer las calles de Portomarín.

Esa noche coincidimos en el albergue con algunos peregrinos que ya habíamos encontrado durante etapas anteriores y montamos una velada improvisada muy agradable con guitarra incluida. Cantando, hablando y compartiendo algunas copas de vino la noche se nos alargó hasta algo más de las 12, momento en el que decidimos que era hora de irse a la cama para poder afrontar en condiciones el siguiente día de caminata.

Día 4 de ruta – Portomarín ->Palas de Rei (Etapa 28 del Camino de Santiago Francés) ->Melide (Primera mitad de la Etapa 29)

La etapa 28 del Camino de Santiago Francés que encontraréis planificada en la mayoría de webs de referencia es la que recorre los 25km de Portomarín a Palas de Rei. La idea para ese 4º día de ruta era recorrer algunos kilómetros más una vez llegáramos a Palas de Rei. De esa forma, podríamos llegar un día antes a Santiago.

Habíamos decidido mandar las mochilas hasta el final de la etapa (3€ por mochila) para poder aguantar mejor los kilómetros de más que íbamos a recorrer una vez llegáramos a Palas de Rei. Esa decisión fue toda una suerte ya que al levantarnos esa mañana estaba lloviendo. No es que con mochila no se pueda caminar bajo la lluvia ni que no fuéramos preparadas con nuestros chubasqueros que nos cubrían enteras con mochila incluida, sino que al recorrer los primeros kilómetros nos sentimos muy desanimadas. Más que la lluvia, el fuerte viento que hacía que las gotas se te clavara como agujas y el frío se te calara en los huesos fue lo que provocó que, al parar a tomar un café caliente en un bar al lado de la calefacción, dudáramos de si ese día podríamos incluso llegar hasta Palas de Rei. Por suerte nuestros ánimos mejoraron cuando, de nuevo en camino, dejó de llover. De esta forma pudimos llegar hasta Palas de Rei hacia la hora de comer. Si hacéis el Camino de Santiago recorriendo las etapas establecidas, este es el destino final del día. En Palas de Rei podréis encontrar múltiples albergues en los que alojaros hasta el día siguiente.

En nuestro caso, decidimos seguir unos 14km más para llegar hasta Mélide y cenar ahí del pulpo que da fama a esta población. El camino de Palas de Rei a Mélide, que es la primera mitad de la etapa número 29 del Camino de Santiago Francés (conocida como la etapa “rompepiernas” por las constantes subidas y bajadas que impiden seguir un ritmo constante), no representa excesiva dificultad. En nuestro caso, el problema eran los 25 kilómetros que llevábamos recorridos esa mañana y que hicieron que, sobretodo los últimos 5km, parecieran interminables.

Por fin llegamos a Mélide y nos dirigimos exhaustas al Albergue Pereiro, un albergue que cuenta con tan solos unos pocos años, nuevo y con buenas instalaciones en el que pasamos la noche por 10€ por persona.

Después de una ducha y un pequeño descanso llegó el momento de la recompensa a la que para nosotros era la gran hazaña realizada ese cuarto día de ruta, haber recorrido los 40km que separan Portomarín de Mélide. Así, con las piernas andando solas, nos fuimos a disfrutar de una merecida cena a la Pulpería Garnacha, muy recomendada por gallegos que habíamos ido encontrando durante el camino. Por 14€ cada una comimos pulpo, patata, queso y pan y tomamos unas copas de vino antes de acostarnos y descansar para afrontar la siguiente jornada de nuestra ruta de 7 días por el Camino de Santiago.

Día 5 de ruta – Mélide -> Salceda (Etapa 29-30 del Camino de Santiago Francés)

Desde Mélide nos quedaban unos 50km para llegar a Santiago, por lo que organizamos las últimas dos etapas teniendo en cuenta los kilómetros a recorrer para llegar a la meta el sexto día de ruta, unos 25 por día. Ese día nos propusimos llegar hasta Salceda.

El recorrido entre Mélide y Arzúa, correspondiente a la segunda parte de la etapa 28, no resulta sencillo. Para nosotras representaba el primer tramo del día, por lo que pudimos sobrellevarlo, pero pensando en que esos eran los 14km finales de la etapa oficial desde Palas de Rei, nos pareció algo duro. Lo cierto es que encontramos bastante gente que había dividido la etapa 28 de Palas de Rei a Arzúa en dos tramos (Palas de Rei – Mélide y Mélide – Arzúa). Los kilómetros más duros pero a la vez más bonitos son los que se encuentran alrededor de la población de Ribadiso da Baixo, antes de llegar a Arzúa.

Una vez llegamos a Arzúa comimos algo y descansamos un buen rato en la Cafetería Os Casqueiros antes de emprender de nuevo el camino. Desde ahí decidimos reservar por teléfono el alojamiento en el que íbamos a dormir esa noche ya que no queríamos llegar pasada media tarde y ponernos a buscar albergue. El tramo que nos quedaba para llegar hasta Salceda era sencillo y realmente no entrañó ninguna dificultad llegar hasta el Albergue de Boni, último lugar en el que pernoctaríamos antes de llegar a Santiago. Por 12€ cada una nos alojamos en una habitación para 4 que compartimos con una pareja brasileña muy agradable.

El albergue estaba genial y contaba hasta con duchas hidromasaje. Boni nos recomendó un lugar justo al lado en el que cenar llamado Casa tía Teresa y para allá nos fuimos después de una relajante ducha. Por 12€ por persona comimos platos caseros muy buenos y nos tomamos unos vinos antes de ir a dormir. El sitio nos gustó tanto que, antes de marcharnos para dormir, preguntamos a qué hora abrían para poder desayunar ahí al día siguiente por la mañana. Por suerte, nos dijeron que desde las 6 am estaban abiertos.

Día 6 de ruta – Salceda -> Santiago de Compostela (Etapa 30-31 del Camino de Santiago Francés)

Amanecimos en la sexta jornada de camino muy emocionadas por nuestra inminente llegada a Santiago, había llegado el gran día! Nada más salir del albergue paramos en Casa tía Teresa a tomarnos un buen desayuno que nos diera fuerzas para afrontar los últimos 25km.

Los primeros 8km nos llevaron hasta Pedrouzo, población que coincide con el final de la etapa 30. Ahí empezamos la recta final con el inicio de la etapa 31 que nos conduciría hasta la Plaza del Obradoiro. A pesar de que la ruta puede considerarse como un mero trámite para llegar a Santiago sin apenas desniveles ni tramos difíciles, a mitad de camino se nos empezó a hacer todo cuesta arriba. Poco después de rodear el perímetro del aeropuerto, paramos a comer un largo rato en Lavacolla, y aunque nos encontrábamos a tan solo 10km de Santiago, recorrer esa distancia se nos presentaba como una auténtica odisea. Nuestro próximo objetivo era llegar hasta Monte de Gozo, lugar desde donde se puede contemplar toda la ciudad de Santiago y desde donde empieza el descenso directo a la meta.

Superados los kilómetros menos atractivos por la zona industrial en la que se ubican el centro de televisión de Galicia y de Radio Televisión Española, llegamos hasta lo alto de Monte de Gozo. Ahí pensamos que llegar a Santiago sería ya tarea fácil, por lo que empezamos a descender con rapidez y mucho ánimo hasta llegar al ansiado cartel que indicaba que estábamos ya en Santiago.

La sensación de llegar a ese punto es pura adrenalina, aunque el objetivo de todo peregrino o peregrina que realiza en Camino de Santiago es, sin duda, llegar hasta la Plaza del Obradoiro, así que continuamos hacia adelante pensando encontrar en cualquier momento la meta. La distancia que separa el cartel y la plaza se convirtieron en los 3km más largos de nuestra aventura por el Camino de Santiago en 7 días, pero nada es comparable a la sensación de llegar a la gran plaza y dejarse caer para respirar el cúmulo de emociones y observar todo lo que queda alrededor.

Día 7 de ruta –  Santiago de Compostela

El séptimo día y los siguientes los pasamos en un pequeño apartamento en el centro de Santiago disfrutando de la gente y la ciudad. Sin duda, el mejor final después de pasar casi 7 días haciendo camino.

¡Buen camino!

¿Estáis pensando en hacer el Camino? ¿Habéis vivido ya la experiencia? ¡Compartid en los comentarios qué os parece esta propuesta de ruta por el Camino de Santiago en 7 días!

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies