Top

Vida Molona

La elección del calzado para realizar el Camino de Santiago es una de las cosas más importantes antes de iniciar esta aventura. Tomar una decisión equivocada en el tipo de calzado escogido puede convertir esta experiencia única en todo una tortura.

Son muchas las horas durante las cuales todo peregrino o peregrina está en ruta y se enfrenta a condiciones climatológicas y del terreno muy cambiantes, por lo que tener los pies en las mejores condiciones se convierte en algo básico. Para ello, elegir el mejor calzado para el Camino de Santiago requiere, en primer lugar, empaparse de toda la información necesaria para finalmente acertar con la elección.

En este artículo os ayudaremos a saber cómo elegir el mejor calzado para el Camino de Santiago ofreciendo toda la información y hablando de las distintas opciones. Todo ello desde mi experiencia después de haber realizado una ruta de 7 días por el Camino de Santiago.

¿Qué tipo de calzado elijo para el Camino de Santiago?

Lo primero a la hora de elegir nuestro calzado para hacer el Camino de Santiago es conocer el abanico de opciones que tenemos. En este sentido, es necesario saber que podemos escoger básicamente entre 3 tipos de calzado especialmente preparados para andar por todo tipo de terrenos: botas, zapatillas de trekking o sandalias de montaña. Para ayudaros a tomar una buena decisión, os mostramos las características de cada uno de estos calzados y las acompañamos de algunas recomendaciones.

Botas

Aunque este tipo de calzado sea el más tradicional y el más usado años atrás entre montañistas y excursionistas, no significa que sea la mejor elección. Es una opción a tener en cuenta especialmente quienes queréis hacer el Camino de Santiago en invierno, ya que para épocas de más calor pueden resultar realmente incómodas.

Si os decantáis por este tipo de zapato, os recomendamos que no sea de caña alta sino media e inclinada. Las botas de caña alta son un calzado pesado y rígido que, además, aumentan las posibilidades de que aparezcan las temidas ampollas. 

Por contra, las botas ofrecen una buena sujeción del tobillo y en consecuencia, pueden contribuir a evitar torceduras y algunas lesiones. Eso sí, aseguraros de que cuenten con un buen sistema de atado y lengüeta acolchada, con refuerzos especiales en puntera y talón y con suelas adherentes y densas.

Finalmente, os aconsejamos que las botas sean impermeables y a la vez transpirables para evitar humedad en los pies en los días de lluvia. Os dejamos algunos modelos recomendados:

Zapatillas de trekking

Las zapatillas de trekking son sin duda el calzado perfecto para hacer el Camino de Santiago en verano. Además, durante cualquier época del año son una muy buena opción si buscas comodidad, ligereza y libertad de movimiento. Con este tipo de zapatillas, además de evitar rozaduras innecesarias los pies se mantienen más frescos y transpiran mucho mejor. Para protegerlos de las inclemencias del tiempo y los imprevistos en el terreno tales como charcos, riachuelos… recomendamos que éstas lleven también incorporada algún tipo de membrana impermeable como el Gore-Tex.

El único inconveniente de este tipo de calzado es que los tobillos quedan algo más desprotegidos ante las torceduras y que, en invierno, puede que resulte más incómoda la sensación de caminar sobre fango y charcos profundos.

En mi caso acerté al cien por cien eligiendo este tipo de calzado para hacer el Camino de Santiago. Las zapatillas de trekking que compré para la ocasión fueron un modelo ASICS Gore-Tex prácticamente igual al primero de los que os recomendamos a continuación:

Sandalias de montaña

Aunque imaginarse caminando por terrenos montañosos en sandalias pueda ser algo extraño para la mayoría, la verdad es que es algo común en muchos tramos del Camino de Santiago sobretodo durante el verano. Además de ser el calzado estrella y más deseado al finalizar cada una de las etapas del recorrido, se puede usar con calcetines durante la caminata para descansar los pies, airearlos y evitar incómodas rozaduras. Las características del terreno permiten que en la mayoría de etapas se puedan utilizar este tipo de sandalias durante kilómetros, por lo que son una combinación perfecta junto a unas botas o zapatillas de trekking si se necesita liberar los pies.

¿Calzado nuevo o usado?

Sin duda, la mejor recomendación que podemos dar en este punto es que nunca te lleves al Camino de Santiago un calzado totalmente nuevo. Seguro que muchos de vosotros, como me pasó a mí, se plantea durante la preparación de su viaje si cuenta con el calzado adecuado para recorrer los kilómetros y kilómetros que le quedan por delante. En mi caso, y después de recibir muchas recomendaciones, llegué a la conclusión de que debía comprarme unos zapatos para la ocasión. Así que después de darle muchas vueltas, cuatro meses antes de la aventura decidí comprarme unas zapatillas de trekking. Durante ese tiempo me las puse tanto en mi día a día por la ciudad como para ir a entrenar por senderos.

Es muy importante conocer el calzado que te acompañará en tu ruta por el Camino de Santiago para no llevarse sorpresas desagradables una vez allí ya que cualquier zapato necesita acostumbrarse primero a nuestros pies.

La talla del calzado

Este es otro factor muy importante a la hora de elegir el mejor calzado para el Camino de Santiago. Unas botas o zapatos que aprieten o queden muy justos se convertirán en tu peor enemigo. Si notas que los dedos de los pies tocan la puntera del zapato, no son los adecuados. Para ello, recomendamos escoger una talla superior a la usada habitualmente. En mi caso, que uso normalmente el 37, compré una talla 38 y fue perfecto. Lo importante en este caso es atar bien cordones y asegurarse que el pie queda sujeto.

Los calcetines, el mejor amigo de tu calzado

Lejos de ser un complemento, los calcetines son, junto al calzado, un elemento básico para evitar rozaduras y ampollas en los pies. Aquí van algunas recomendaciones que os podrán ayudar a la hora de buscar los calcetines adecuados: evitar las costuras, priorizar materiales transpirables, y buscar que tengan el talón y la puntera reforzadas. Además existen los denominados calcetines antiampollas, que por las características de su material ayudan a evitarlas. Os dejamos algunos pares que podrían veniros muy bien:

Una vez hayáis elegido vuestro calzado para el Camino de Santiago y los calcetines que complementarán vuestro kit básico para cuidar los pies, solo os queda entrenar y prepararos para esta gran aventura!

¿Tenéis alguna otra recomendación que pueda ayudar a la hora de elegir el mejor calzado para el Camino de Santiago? Si tenéis experiencia o queréis dar vuestra opinión comentad

¡Buen Camino!.

VidaMolona somos nosotros, Mariangels&JuanFran. Una pareja apasionada por los viajes.

post a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies