Bruselas

Bélgica

Es el lugar perfecto para un encuentro con lo medieval y lo moderno. Un destino renacentista donde al mismo tiempo es posible descubrir lo más actual en arte o música. Es Bélgica, pequeño pero fascinante país dividido en tres regiones: Flandes, Valonia y la ciudad de Bruselas, llamada "Capital de Europa" por albergar las principales instituciones de la Unión Europea.

En este lugar es sencillo visitar las ruinas de antiguos castillos y en un mismo día admirar lo mejor del arte contemporáneo o asistir a un evento con lo más reciente en música. Conocerlo de norte a sur es también muy fácil gracias a su red ferroviaria.

Viajar a Bélgica es una experiencia llena de magia, tradición e innovación al mismo tiempo, y para lograr el máximo aprovechamiento, es conveniente conocer los datos que os daremos a continuación.

¿Cómo es la cultura de Bélgica?

Si un viajero quiere hacerse una idea global de la diversidad cultural de Bélgica, sólo tiene que planificar su asistencia a algunos de sus múltiples festivales. Pero, sin duda, es en los eventos musicales donde este país destaca de modo notable. ¡Y los hay para todos los gustos!

Uno de los más populares es el Rock Werchter, dedicado al rock y pop, con un ambiente realmente asombroso y un impresionante lineup de artistas. Sin embargo, aquellos cuya preferencia se orienta más hacia al reggae, hip hop y world music deben asistir al Couleur Café, con sus seis escenarios, zona de acampada y un amplio mercado de comida.

Por su parte, el Gent Jazz Festival puede presentar nos sólo a grandes figuras de este género musical sino que se convierte en una plataforma ideal para los nuevos talentos. Pero los amantes de la música electrónica también tienen en Bélgica una gran oportunidad de disfrutar a lo grande con Tomorrowland, un evento con espectaculares juegos de luces e invitados especiales que atraen miles de personas.

Por supuesto, otra vía para que encontréis lo mejor de la cultura de este país son sus variados museos repartidos por cualquier ciudad o pueblo, dedicados a multiplicidad de temas: historia, ciencias naturales, arte moderno, instrumentos musicales, cacao, automóvil, juguetes y mucho más.

¿Cuál es la moneda de Bélgica?

El euro es la moneda oficial en Bélgica, y, lo más aconsejable es utilizar el dinero de una cuenta y sacar los euros directamente del cajero para evitar el empleo de las casas de cambio.

En cualquier lugar hallaréis la forma de usar tarjetas de débito y crédito, sobre todo las de chip y las contactless, aunque existen también algunos lectores de tarjeta con banda.

Otra recomendación de los viajeros usuales es llevar algo de efectivo, especialmente para las visitas a pueblos pequeños donde son frecuentes los mercados de pulgas.

¿Que lenguas se utilizan en Bélgica?

Neerlandés, francés y alemán son los idiomas oficiales de Bélgica, si bien no todos tienen una incidencia decisiva en el país. De hecho, 58% de la población habla neerlandés, mientras que el 41 % habla francés y únicamente el 1% se comunica en alemán.

La variante del neerlandés que se habla aquí es el flamenco y está presente en la zona de Flandes, ubicada al norte, al tiempo que el francés es el dialecto en la zona de Valonia y en Bruselas. El alemán se habla en el este del país, cerca de la frontera con Alemania.

De cualquier modo, siempre encontraréis en los lugares turísticos personas que hablan inglés e incluso español.

¿Cuáles son los platos típicos de Bélgica?

Puede que la comida belga no sea la más famosa o apreciada de Europa, pero hay algunos platos típicos que destacan. Uno de ellos son los mejillones con papas fritas conocidas como moules-frites, que existe, desde luego, en una versión libre de mariscos, es decir, solo un cono de papas fritas sin ningún agregado.

Otras alternativas son el stoemp, que costa de salchicha con puré y vegetales y el  estofado, que presenta variedades como el waterzooi en la zona de Flandes, consumido sobre todo en invierno.

Hay que resaltar los dulces, pues existen verdaderos clásicos como los chocolates en Brujas y Bruselas, en cientos de establecimientos especializados. Y también están los deliciosos waffles, que van desde los delgados y finos hasta lo de mayor grosor con una infinidad de elementos para colocar sobre ellos.

¿Y cómo dejar de mencionar las más de 400 variedades de cerveza, donde casi cualquier sabor tiene cabida? Las rubias, las negras, la de color ámbar, las dobles, las triples, y también las de frambuesa, chocolate y mucho más.

¿Cuáles son las religiones de Bélgica más conocidas?

Un 75% de la población en Bélgica practica el catolicismo, mientras un 12% es seguidor del protestantismo. En el islam se encuentra un 3.5% de la población y en el judaísmo un 3%. 

La región de Flandes es una de las más religiosas y en algunas encuestas se ha revelado que el 55 % de las personas opta por identificarse como religioso.

Esta nación tiene una Constitución laica que permite la libertad de culto, y del mismo modo, el Gobierno habitualmente respeta este derecho.

¿Cuándo viajar a Bélgica?

La mejor época para viajar a Bélgica se encuentra entre abril y junio, así como en los meses de septiembre y octubre, pero lo cierto es que en cada estación habrá oportunidades únicas de admirar el patrimonio, la naturaleza y la historia de este país.

Desde luego, cuando las condiciones climáticas son las mejores, es cuando se producen los festivales dedicados al ocio y la cultura, todos en un marco natural esplendoroso. Si escogéis los meses de julio y agosto será la temporada alta, con todo lo que ello implica: temperaturas sofocantes y elevados precios.

De septiembre a noviembre es el período de otoño y no es mala opción para viajar a Bélgica, aunque el clima estará frío y lluvioso.

No obstante, el invierno también es una excelente época para viajar a este país, sobre todo si se quiere recorrer los célebres mercados de Navidad.

¿Qué vacunas son necesarias para viajar a Bélgica?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no menciona vacunas obligatorias para visitar Bélgica pero recomienda vacunarse contra tifoidea, hepatitis A, hepatitis B, rabia, así como optar por la triple viral que incluye dosis contra sarampión, paperas y rubéola.

Otras aconsejadas por el organismo son las vacunas contra la influenza, tétanos, difteria, tosferina y la gripe o el neumococo de acuerdo con las características particulares del viajero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies